El gringo que compite para alcalde de Santa Tecla

Entrada original publicada en Octubre rojo

Conocí a Allen Jones en una escuela bilingüe. Cruzamos un par de palabras y me pareció un tipo entusiasta, con deseos de colaborar y aprender de los demás.

Tiempo después, alguien me contó su extraña historia: de madre salvadoreña y padre estadounidense, Jones se aventuró a este país sin tener a su familia cercana y prácticamente sin conocer a nadie, con el único propósito de ver la casa donde vivieron sus abuelos y aprender más de la cultura salvadoreña. Al parecer, gracias a su inglés, Allen consiguió trabajo como maestro bilingüe, y poco a poco su círculo de amigos creció rápidamente.

Hace unos años conocí su proyecto Equipo Chocoyo. Me invitó a formar parte de su idea y acepté. Desde entonces he sido testigo de muchas obras en beneficio de los sectores más necesitados de Santa Tecla y otros municipios del país, donde se ha hecho un gran trabajo por niños y adultos. Tal es el caso de cantón El Matazano.

 

Construcción del techo de las aulas del Centro Escolar cantón El Matazano

 

Donación de zapatos para niños.
Convivio con niños del Centro Escolar de San Vicente.

Desde hace unas semanas, Allen nos anunció que correría por la silla edilicia de Santa Tecla, algo que nos entusiasmó como equipo, pues sabemos de su capacidad y voluntad cuando de servir a otros se trata.

Cuando los tecleños lo oyen hablar, le dicen “pero si vos sos gringo”, y  no están en un error. Allen Jones es un salvadoreño como muchos otros primos, sobrinos o hermanos que nacieron en USA, de padres estadounidenses, pero de sangre y raíces pipiles o lencas. La única diferencia reside en que él regresó a este país, está aquí y forma parte de ese segmento de profesionales que busca incidir con su trabajo y experiencia para hacer de Santa Tecla un lugar mejor para vivir.

Este gringoguanaco le apuesta a ser parte de las soluciones y no de los problemas; y creo que su trayectoria como fundador de una ONG y como educador habla más de sí que estas escuetas palabras.

Espero que el votante reflexivo, aquél que tiene discernimiento a la hora de votar y que está cansado de las extremas, encuentre en Jones a ese  ciudadano honrado que llegará a aportar al desarrollo de Santa Tecla, con ideas frescas y espíritu visionario.

 

¿Por qué entré a la política?

El llamado a servir la nación

En los Estados Unidos es algo común hacer servicio militar. De hecho, muchos jóvenes se presentan como voluntarios cuando nuestra libertad y forma de vivir este amenazado porque sienten el deber de servir de esa manera a su país.

Creo que este sería un buen ejemplo del porqué me involucré en política. En todos los años que tengo de vivir en mi país me di cuenta que atraviesa por grandes problemas, muchos de ellos promovidos por políticos corruptos, sin preparación académica, que han encontrado en la Política un nicho para enriquecerse y dejar de lado los problemas que vivimos como salvadoreños.

Participando en un foro en diciembre 2017

Es común encontrarnos con alcaldes y diputados que no saben leer ni escribir, que no pueden expresarse en público, que les resulta imposible debatir y formular propuestas efectivas ante las necesidades que vivimos como sociedad salvadoreña… y uno se pregunta, ¿qué hace esta gente ahí? ¿Por qué ocupan un puesto político? ¿Por qué nos representan? ¿En qué benefician a los salvadoreños que nos rebuscamos día a día por llevar nuestro sustento a casa?

¡Y esto tiene que cambiar!

Ghandi una vez dijo: “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”. Yo decidí ser ese cambio. Decidí seguir trabajando por los más necesitados por solucionar los problemas que tenemos como país desde una posición en la que pueda influir al mayor número de tecleños. Somos nosotros, los profesionales, quienes movemos a El Salvador. Es un deber de país involucrarnos en política, poner nuestros talentos a disposición del país que nos ha visto nacer.

John F. Kennedy lo dijo alguna vez: “No preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate qué puedes hacer tú por él” ¿Qué puedo hacer yo en esta oportunidad? Contribuir con mi trabajo y experiencia para hacer un mejor país. Hacer a un lado a los malos políticos, a los corruptos y mentirosos.

A muchos les parecerá imposible, incluso, hasta un mal chiste, pero soy un idealista y esta es mi meta.  He trabajado en mi fundación durante años y sé que cuento con la experiencia y la mejor actitud para hacer cosas grandes. Pero, nadie puede hacer esto solo. Para resolver los problemas graves en El Salvador tenemos construir el futuro juntos, unidos como una sola nación aunque nos encontramos en ciudades y países por todo el mundo.